7 abr. 2012

Más fauna

En lo más profundo del agujero de depravación, perdidumbre y autocompasión destructiva en que estamos sumidos, alzamos los ojos al cielo, visualizamos a un dios, negra y resbaladiza por el aceite corporal y plagada de vaginas impolutas, y l@ imploramos que nos enviase un ángel salvador... esto fue lo que nos envió, no sabemos si tenía sexo, pero lo que no tenía era autoestima, aunque sí un hambre voraz de helio de globo para niños.


Presentamos al Ángel de NnohayplanN... enfin, no todo van a ser sonrisas y mamadas.